Métodos de detección

Detección mediante inyección de tinte trazador

Mediante la inyección por secciones de tinte trazador, podemos indicar el lugar exacto de la fuga sin necesidad de realizar catas u obras innecesarias.

Detección mediante prueba de presión

Creamos un circuito cerrado en la sección de tuberías a comprobar con el fin de detectar cambios en la presión que indican la presencia de una fuga.

Detección mediante cámara termográfica

Utilizamos la tecnología termo gráfica para medir la temperatura sin necesidad de contacto y detectar las fugas invisibles al ojo humano. El dispositivo detecta la energía de infrarrojos y la convierte en una señal electrónica que se procesa para obtener un termograma (imagen térmica) sobre el que trabajamos.

Detección mediante geófono

El geófono es una herramienta que se encarga de traducir la fuerza del agua en impulsos eléctricos que ayudan a la localización de la fuga gracias a las ondas de sonido que emite.

En otras palabras: se captan las vibraciones de la presión del agua al salir por la rotura de la tubería. El geófono hace una lectura de este sonido que se transmite hasta la superficie y que el sistema auditivo humano no es capaz de escuchar.

Detección mediante video endoscopia

Utilizamos la cámara endoscópica para la detección de fisuras y fatigas en las tuberías. La introducción de una sonda en el sistema de tuberías nos permite capturar imágenes del interior y encontrar pequeños poros o fisuras por donde se pierde agua.

Detección mediante higrómetro

Utilizamos esta herramienta para medir el grado de humedad de los materiales.

Detección mediante sensor de variación de nivel

Utilizamos esta herramienta para medir variaciones del grosor de un folio en el nivel del agua de un depósito (piscinas, tanques, pozos, estanques…) y descubrir si el origen es una excesiva evaporación, sistema de fontanería, bomba, sistema de impulsión, grietas etc.

Detección mediante gas trazador

Para las fugas que no generan ruido en los sensores acústicos es aconsejable utilizar el método del gas trazador. Consiste en la inyección en la red de un gas, mezcla de hidrógeno y nitrógeno, con el que se completa el tramo de red a analizar. Una vez completado el circuito se eleva su presión causando que el gas salga al exterior por el punto de fuga exacto. Posteriormente se examinará la red con un detector que muestra la presencia de gas y, a mayor concentración de gas, nos encontraremos más cerca de la fuga.
El Hidrógeno no es un gas tóxico, explosivo o de fácil combustión, por lo que no afecta a la seguridad del proceso ni ocasiona inconvenientes en el ambiente o en las personas.

¿Quieres saber más sobre nuestros métodos de detección?

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?